jueves, 31 de mayo de 2012

Pulpo Sonajero hecho a mano


Será que se acerca el veranito y el calor, pero si el otro día hablábamos de animales marinos, hoy retomamos el mismo tema. Y es que ha venido a visitarnos a tierra firme un pulpo la mar de simpático. Y lo más importante, es que su intención es quedarse para siempre, cuando encuentre un niño con el jugar.
Le encanta que le agarren por cualquiera de sus ocho patitas, que le pongan boca abajo y le agiten para que suene su gran cabezota. ¡Es un pulpo-sonajero de ganchillo!
Ahora que nos damos cuenta, se ha tatuado una inicial en su pata, ¿será que ya ha encontrado a su dueño?

4 comentarios:

  1. Jajaja, ¡pues podría ser! ¡Pero no! Es para otra A diferentes, cachis! Aunque tu sobrino tiene otro pulpo-sonajero, don't worry.

    ResponderEliminar