martes, 23 de agosto de 2011

Probiteando.


Me encanta el momento en que, ante una petición que deja bastante libertad de acción, intentas darle solución y maquinas la manera de hacerlo. De repente te encuentras con la habitación camuflada por todo el material: telas, puntillas, abalorios, cordón, cintas, fieltro... Tijeras en mano, vas probando distintas ideas, ris ras. ¿Y sí...? No, mejor de esta manera... 
¿Cómo quedará al final este broche para un bodorrio? Próximamente, en exclusiva.   XD

2 comentarios:

  1. Estaré al loro a ver que sacas de la chistera :D ainssss

    ResponderEliminar